fbpx

¿De dónde procede y cómo se genera la electricidad?

¿De dónde procede y cómo se genera la electricidad?

 

¿Qué es?

La electricidad es el conjunto de fenómenos físicos relacionados con la presencia y flujo de cargas eléctricas. Aunque hay varias formas de que esta se materialice –rayos, electricidad estática o flujo de corriente eléctrica-, lo cierto es que todas ellas se han convertido en una necesidad del ser humano por su capacidad de generar luz, calor, frío, movimiento o señales.
Esta habilidad ha permitido que los avances técnicos de nuestra era, como los electrodomésticos, medios de comunicación como la radio y el televisor, o los sistemas de seguridad, hayan podido desarrollarse. De hecho, la existencia y evolución de los mismos constituye un claro indicador del nivel socioeconómico de una región determinada.
Debido, por tanto, al papel que la electricidad ocupa en nuestras vidas, se ha convertido en un elemento imprescindible en los nuevos escenarios del siglo XXI. Las recientes tareas y aplicaciones han provocado la generación masiva de energía eléctrica, dando lugar a un deterioro del medio ambiente en el que ya se trabaja.
¿Cómo se genera?
La generación de electricidad es un proceso complejo que consiste en convertir la energía primaria en mecánica. Obtener, transportar y transformar forman parte de las fases que deben completarse en las centrales eléctricas, donde se produce energía a escala industrial. A través del carbón o de gasóleo, la forma más habitual de conseguirla
es a través de un alternador que, tras aplicar una serie de tratamientos, sea capaz de hacerla llegar hasta el transformador, que la “prepara” para ser transportada.

¿Hay varias formas de producción?

Además de la central eléctrica, que utiliza la combustión de recursos fósiles, encontramos otros recursos de producción de energía eléctrica. Tal es el caso de las centrales nucleares, que se diferencia con las primeras en el recurso causante del calor. En este caso, es un combustible nuclear (el uranio), el que provoca la evaporación del agua a través del alternador. La generación de residuos radiactivos de larga duración es uno de los inconvenientes que presenta, así como el elevado coste de inversión.
Frente a ello, han surgido nuevas formas de producción de energía eléctrica sostenibles, que no producen emisiones contaminantes y procedentes de fuentes inagotables. Son las llamadas energías renovables o limpias.
En este grupo encontramos las centrales de biomasa, que se sirve de combustibles como residuos forestales, agrícolas o cultivos de plantas energéticas que emiten gases de manera natural. Otro ejemplo de energía renovable es la hidráulica. Utilizando los ríos y saltos de agua –energía partiendo de una corriente acuática-, o de los embalses –energía en reposo-, este tipo de generación de energía ocasiona cierto impacto ambiental, además de depender de la pluviosidad de la zona.
Existen otras fuentes naturales de energía, como el viento, recurso que se utiliza para transformar la energía cinética producida por aerogeneradores en eléctrica. El sol, por su parte, también se presenta como una de las formas más novedosas de generación de electricidad, bien a través de la energía fotovoltaica o la termosolar.

Y tú, ¿cuál crees que será la energía del futuro?