¿Aire acondicionado? Con uso responsable

¿Aire acondicionado? Con uso responsable

Que la energía más limpia es la que no se consume es una bonita obviedad, pero queramos o no el calor ya está aquí y lo sufriremos durante los próximos meses. Así que cerremos puertas y ventanas al calor y encendamos el aire acondicionado, pero hagámoslo con consciencia. Aquí van nuestras recomendaciones para estar fresquitos este verano, sí, pero de forma responsable.

 

Siempre ‘A’

Si vas a comprar un aparato de aire acondicionado, elige siempre uno de alta eficiencia energética. Para eso no olvides mirar la etiqueta energética sin perder de vista que la A es la que indica máxima eficiencia.

Filtros limpios

Una vez comprado, tu aparato de aire acondicionado necesita un mantenimiento, por lo que cada año sus filtros y conductos necesitarán una limpieza adecuada para que el consumo se optimice lo máximo posible

24-26º de bienestar

Hay que tratar de evitar esas escenas veraniegas donde vemos a gente ataviada con chaquetas y pañuelos al cuello en estancias cerradas. Lo aconsejable es que nunca existan más de cinco grados de diferencia entre la temperatura interior y exterior. Lo ideal es que el termostato se ajuste para que la temperatura interior esté entre 24 y 26 grados. Recuerda que cada grado que bajas en tu aire aumenta entre un 5 y un 8 por ciento el consumo de energía.

Inverter o la inteligencia al servicio del consumo

La tecnología invertir se refiere al componente eléctrico de los aparatos de aire acondicionado cuya función es alterar la velocidad del compresor para que, sin llegar a parar, disminuya su velocidad al mínimo necesario para mantener la temperatura deseada. Asegúrate de que tu máquina dispone de este sistema.