fbpx

10 buenas prácticas para ser más eficiente en verano

10 buenas prácticas para ser más eficiente en verano

De las estaciones del año el verano es posiblemente la que más feliz hace a mayores y pequeños. Sin embargo, la playa, las reuniones con amigos y las vacaciones hacen que nos olvidemos del ahorro y la eficiencia energética. Por eso, hoy os damos unos fáciles consejos para que la efectividad eléctrica no sea incompatible con el bienestar estival.

 

1. Elegir un aire acondicionado eficiente

No sólo es importante adquirir una máquina de aire acondicionado teniendo en cuenta su etiqueta de eficiencia energética, sus parámetros SCOP y SEER o si tiene tecnología ‘inverter’. Sino que es fundamental mantener la temperatura a 24 ºC. Ten en cuenta que el uso del aire acondicionado puede llegar a suponer el 10% del importe de la factura de la luz.

2. Exprimer la tarifa DH

El verano es el momento perfecto para aprovechar la tarifa con discriminación horaria. Es en las horas valle cuando poner el lavavajillas, pasar la aspiradora o el horno saldrá más rentable. Sacarle partido a la larga duración de las horas de sol natural te permitirá, por ejemplo, cargar la lavadora por la noche y tenderla por el día, posibilitando el secado rápido de la ropa gracias al calor del mediodía.

3. ¿Es necesaria la iluminación exterior?

Con las horas de luz que el verano nos regala, no nos queda mas remedio que aprovecharlas y ahorrar iluminacion, tanto en el interior como el exterior de las viviendas y negocios. Optar por iluminar las zonas externas con balizas solares, LED o farolas con halogenuros solo en las necesarias por razones de seguridad nos permitirá ser mas efecientes. Ademas, si le añadimos detectores de presencia, estaremos ocasionando aun ahorro económico importante en nuestra factura.

4. Comilonas. Y luego, ¿quién friega? 

Todos sabemos que el verano es sinónimo de comilonas y reuniones hasta altas horas de la madrugada. El problema viene después, cuando llega la hora de recoger y limpiarlo todo. La mejor opción desde el punto de vista de la eficiencia energética es que esta tarea la haga el lavavajillas, con carga completa y en programa ECO.

5. Abusa del ventilador

Según estudios recientes, el ventilador consume un 90% menos de energía que el aire acondicionado. Además de provocar un descenso de la temperatura del aire de entre tres y cinco grados, si adquirimos uno de pie, el ahorro será mayor que si es de techo o torre.

6. Abre la nevera lo indispensable

Con las altas temperaturas que el verano trae, lo que más apetece es saciar la sed con algo fresco. Sin embargo, no tenemos que olvidar que mantener la puerta del frigorífico abierta durante varios minutos provoca un escape del frío. No meter comidas cuando están calientes también causa una absorción de la temperatura.

7. Baja las persianas en hora punta

Los remedios de toda la vida funcionan. Por eso, baja las persianas en horas de sol para refugiar la casa del calor. Se estima que esta medida ocasiona un ahorro energético del 30%.

8. Ventila a primera hora

Se aconseja aprovechar las primeras horas de la mañana para ventilar las habitaciones de casa. Las corrientes de aire más frescas son las idóneas para airear sin que entre el temido calor estival.

9. Aisla tus paredes 

El aislamiento de paredes y la morfología de los muros de la vivienda son determinantes para la temperatura de los hogares. Sistemas como el de doble cristal provoca la reducción del calor casi a la mitad.

10. No te olvides de desconectar los aparatos eléctricos si te vas de vacaciones

Si este año estás de suerte y vas a viajar a algún sitio, es fundamental que desenchufes todo lo eléctrico, incluido el termo del agua caliente. Respecto a la nevera, sube la temperatura de la misma. Ten en cuenta que no se va a abrir en muchos días y, por lo tanto, conservará el frío sin problema.